WappPress

La Comisión de Finanzas y Moneda del Congreso de la República ha estado en el centro de atención esta semana debido a las primeras enmiendas presentadas sobre el proyecto de presupuesto. Estos cambios han sido propuestos en respuesta a las modificaciones realizadas por esta comisión. El plan de gastos propuesto por el oficialismo para el primer año del gobierno de Semilla asciende a la cifra de Q124 mil 880 millones.

Cándido Leal, presidente de esta comisión, ha explicado que hasta el jueves tenían en su poder entre cuatro y cinco enmiendas. Estas enmiendas han sido enviadas por bloques legislativos. No obstante, es importante destacar que cada diputado tiene el derecho de presentar cambios desde su curul en la plenaria cuando se discuta en redacción final, lo que se prevé que ocurra el 29 de noviembre.

Manteniendo la Disciplina Presupuestaria

En relación a las enmiendas propuestas, es esencial señalar que estos cambios se centran en cuestiones de texto y no afectan al techo presupuestario. El oficialismo se ha mostrado firme en no permitir un aumento en el presupuesto, ya que Semilla está solicitando un incremento de Q1 mil 800 millones. La pregunta que surge es: ¿De dónde se obtendría este aumento? La situación se ha vuelto más compleja ya que la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) ha enviado señales contradictorias al respecto. Esto plantea la cuestión de si se deberían realizar recortes en otras instituciones para cumplir con la solicitud de Semilla.

Recomendaciones Contradictorias

Al menos tres centros de análisis han revisado el proyecto de presupuesto general y sugieren no aprobar la propuesta que ha salido de la Comisión de Finanzas y Moneda. El objetivo original de esta comisión era resolver las dudas planteadas por el Ministerio de Finanzas. Sin embargo, los cambios propuestos han hecho que el presupuesto sea más rígido y menos transparente.

Uno de los cambios que ha generado preocupación es la introducción de la necesidad de obtener autorizaciones previas de los congresistas para la renegociación de deuda con Bonos del Tesoro. Esto podría representar un riesgo para cumplir con los compromisos del Estado en este ámbito.

Redistribución de Fondos sin Justificación Técnica

Otro aspecto que ha generado controversia es la reducción de fondos en ministerios de carácter social sin una justificación técnica sólida. Estos fondos se han transferido a instituciones como el Ministerio Público y el Organismo Judicial. La gestión de estas instituciones ha sido objeto de críticas desde el año 2019.

Los diputados de la oposición han advertido sobre una posible ampliación del presupuesto del próximo período fiscal con el fin de pagar la deuda de arrastre. Esta deuda, en su mayoría, está relacionada con empresas constructoras cercanas al gobierno saliente.

En resumen, la discusión en torno al proyecto de presupuesto en el Congreso de la República es un tema de vital importancia. La Comisión de Finanzas y Moneda ha recibido enmiendas y ha realizado cambios que han generado opiniones divididas. La decisión final se tomará en la plenaria, programada para el 29 de noviembre. La comunidad está observando de cerca esta situación, ya que el presupuesto tiene un impacto directo en la vida de los guatemaltecos.

Fuente: La Hora