Radio Victoria

Conversación Estratégica con Ursula von der Leyen

En un esfuerzo por acelerar las negociaciones del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva tomó la iniciativa y llamó por teléfono a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Este movimiento estratégico tiene como objetivo la firma del convenio antes del 7 de diciembre, fecha en la que concluye su presidencia rotativa del bloque sudamericano.

La conversación, que tuvo lugar el lunes 20 de noviembre, se extendió durante aproximadamente media hora y sirvió como continuación de la reunión sostenida durante la Cumbre del G20 en Nueva Delhi (India). Según un comunicado oficial, el Gobierno brasileño, ejerciendo la presidencia del Mercosur hasta el 7 de diciembre, ha estado abordando los puntos finales del acuerdo con la UE.

Tejiendo Alianzas

El presidente Lula, en un esfuerzo por consolidar el respaldo europeo, discutió recientemente el tema con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, actual titular rotativo del bloque europeo. Ambos líderes acordaron seguir de cerca el progreso de los negociadores en los próximos días y tienen previsto reunirse nuevamente la próxima semana en el marco de la [Cumbre sobre el Clima] COP28 en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, del 30 de noviembre al 12 de diciembre.

Este enfoque diplomático busca fortalecer los lazos entre ambas regiones y garantizar que las negociaciones avancen de manera efectiva. La importancia de estas conversaciones se refleja en la voluntad de Lula de concluir el acuerdo antes de que finalice el año.

¿Retiro del Bloque Sudamericano?

A pesar de los esfuerzos desplegados, el presidente de Paraguay, Santiago Peña, ha advertido que, si no se llega a un acuerdo antes del 6 de diciembre, el Mercosur podría retirarse de las negociaciones con la UE y explorar nuevas alianzas, especialmente con países asiáticos. Esta amenaza agrega presión a las partes involucradas para alcanzar un consenso antes de la fecha límite mencionada.

Por otro lado, el mandatario electo de Argentina, Javier Milei, ha expresado su decisión de no adherirse al acuerdo. Aunque el Gobierno brasileño ha negado que la victoria de Milei haya sido el factor determinante en el llamado a von der Leyen, la posición de Argentina agrega complejidad a las negociaciones en curso.

Desafíos Pendientes

El acuerdo Mercosur-UE, que inició sus negociaciones en 1999 y fue firmado en 2019, aún no ha sido ratificado debido a obstáculos en varios países europeos. Uno de los puntos críticos en este momento radica en los compromisos ambientales que la UE busca imponer. Este desacuerdo plantea interrogantes sobre la sostenibilidad y la capacidad de ambas partes para cumplir con los estándares ambientales establecidos.

En este contexto, es crucial abordar estos desafíos pendientes y encontrar soluciones que satisfagan a ambas partes. La ratificación del acuerdo no solo beneficiará a los países involucrados, sino que también fortalecerá las relaciones comerciales y diplomáticas entre el Mercosur y la Unión Europea.

Avanzando hacia un Futuro Común

En resumen, la iniciativa de Luiz Inácio Lula da Silva de acelerar las negociaciones refleja la urgencia y la importancia de cerrar el acuerdo Mercosur-UE antes del final de su presidencia rotativa. Las conversaciones estratégicas y los esfuerzos diplomáticos muestran un compromiso mutuo por superar los obstáculos y avanzar hacia un futuro común.

Si bien persisten desafíos, abordar los puntos pendientes, especialmente en relación con los compromisos ambientales, es esencial para garantizar la viabilidad a largo plazo del acuerdo. En este escenario, el compromiso y la colaboración son clave para superar las divergencias y establecer una base sólida para las relaciones futuras.

Fuente: RT