Radio Victoria

Estados Unidos bajo escrutinio mundial

En un controvertido giro de eventos, Estados Unidos ha optado por vetar una resolución de la ONU que buscaba un alto el fuego humanitario inmediato en la Franja de Gaza. Este movimiento ha generado fuertes críticas a nivel mundial, no solo de líderes y representantes palestinos, sino también de altos funcionarios de diversos países y organizaciones internacionales de derechos humanos.

“Socio del crimen de genocidio”: La condena palestina

El presidente palestino, Mahmud Abbás, no ha tardado en condenar enérgicamente la decisión estadounidense en la ONU. Calificando la posición como “agresiva e inmoral”, Abbás la considera una “flagrante violación de todos los valores y principios humanitarios”. Esta postura, según el mandatario, convierte a Estados Unidos en un “socio del crimen de genocidio, limpieza étnica y crímenes de guerra” cometidos por las fuerzas de ocupación israelíes.

La reacción internacional

La decisión de Estados Unidos ha desencadenado reacciones intensas en la escena internacional. El primer ministro de Palestina, Mohammad Shtayyeh, la califica como una “vergüenza” y un “nuevo cheque en blanco entregado al Estado ocupante para masacrar, destruir y desplazar”. El embajador palestino en la ONU, Riyad Mansour, va más allá al tachar la votación de “catastrófica” y alertar sobre las vidas palestinas que penden de un hilo.

Advertencias y riesgos regionales

Desde Irán, el ministro de Asuntos Exteriores, Hossein Amir Abdollahian, advierte sobre el riesgo de una “explosión incontrolable” en la región si Estados Unidos continúa respaldando los crímenes del régimen sionista. Mientras tanto, el embajador adjunto de los Emiratos Árabes Unidos en la ONU, Mohamed Abushahab, cuestiona el mensaje que se envía a los palestinos y al mundo al no unirse detrás de un llamado para detener el bombardeo implacable de Gaza.

Condena global y acusaciones directas

Rusia y China se suman a las críticas internacionales. El representante permanente adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitri Polianski, lamenta el veto estadounidense, calificándolo como “uno de los días más negros en la historia de Oriente Medio”. Por su parte, el representante permanente de China, Zhang Jun, denuncia la hipocresía de aprobar la continuación de hostilidades mientras se dice proteger los derechos humanos.

El llamado cubano y el reproche de organizaciones humanitarias

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, clama “basta ya de impunidad para Israel”, señalando que la historia no olvidará a los que pudieron detener el genocidio y no lo hicieron. Organizaciones como Médicos Sin Fronteras y Amnistía Internacional también condenan la decisión estadounidense, catalogándola como una emisión de voto “contra la humanidad” y un “cruel desprecio por el sufrimiento de los civiles”.

Críticas a la postura de Estados Unidos

Agnés Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional, se une a las críticas, destacando el “cruel desprecio por el sufrimiento de los civiles” y calificando a Estados Unidos como cómplice de la masacre en Gaza. Louis Charbonneau, director de Human Rights Watch, advierte que Estados Unidos corre el riesgo de ser cómplice de crímenes de guerra al seguir proporcionando armas y cobertura diplomática a Israel.

Estados Unidos se defiende

En respuesta, el embajador adjunto de Estados Unidos ante la ONU, Robert Wood, defiende el veto alegando que el proyecto de resolución era un texto apresurado y desequilibrado, sosteniendo que solo “plantará las semillas para la próxima guerra”.

Reacciones internacionales ante la abstención británica

La abstención del Reino Unido también ha generado opiniones divididas. La embajadora británica ante la ONU, Barbara Woodward, justifica la decisión explicando que la resolución no condenaba a Hamás, mientras que el Gobierno israelí y el representante de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, sostienen que un alto el fuego solo será posible con el regreso de todos los rehenes y la destrucción de Hamás.

Un conflicto que perdura

El Consejo de Seguridad de la ONU se vio dividido y paralizado por el veto estadounidense y la abstención británica, dejando al conflicto en la Franja de Gaza sin una resolución clara. Mientras la comunidad internacional sigue presionando por un alto el fuego, la disputa entre Estados Unidos e Israel, por un lado, y Palestina y sus aliados, por otro, continúa alimentando un conflicto que parece no tener fin.

Fuente: RT