Radio Victoria

En medio de las crecientes tensiones entre Israel y Hamás, el Departamento de Defensa de EE.UU. se enfrenta a un dilema financiero que impacta directamente en su capacidad para mantener una presencia robusta en Oriente Medio. Según el informe de Politico del martes pasado, la falta de fondos ha llevado al Pentágono a tomar medidas drásticas, desviando recursos destinados a otros programas y ejercicios para respaldar su despliegue en la región. Este desafío financiero surge a raíz de la ley de financiación temporal del Gobierno, recientemente aprobada por el Congreso y firmada por el presidente Joe Biden.

Evaluación de Operaciones y Despliegue de Tropas

Ante la ausencia de una previsión inicial para el envío de tropas estadounidenses adicionales a Oriente Medio, el Pentágono se vio obligado a reevaluar los requisitos para las operaciones actuales y futuras. La situación llevó al portavoz del Departamento de Defensa, Chris Sherwood, a declarar que se están retirando fondos de las cuentas de operaciones y mantenimiento existentes para financiar este despliegue no planificado. Sherwood subrayó la urgencia de la situación al señalar que están “sacando a la luz” los problemas financieros de la institución.

Desafíos Legales y la Ley de Financiación Temporal

El problema se agrava debido a la ley de financiación temporal del Gobierno, que, aunque aprobada para garantizar la continuidad presupuestaria, no incluye asistencia adicional para países como Ucrania e Israel. Además, carece de fondos para programas cruciales, como ayuda humanitaria y seguridad fronteriza de EE.UU. Esta legislación mantiene la financiación gubernamental en niveles del año pasado, lo que presenta un obstáculo significativo para el Departamento de Defensa.

Declaraciones Oficiales y Consecuencias Financieras

Kathleen Hicks, subsecretaria de Defensa de EE.UU., destacó la adaptabilidad de las autoridades militares frente a resoluciones de continuidad presupuestaria, pero subrayó que esta adaptación tiene “un coste”. Hicks explicó que la congelación financiera implica un recorte sustancial de aproximadamente 35.000 millones de dólares para el departamento. La funcionaria expresó la responsabilidad de establecer confianza con el Congreso para alcanzar los objetivos, pero también reconoció el desafío de confiar en que los legisladores cumplan con su parte.

Perspectivas Futuras y Desafíos en el Congreso

Hicks hizo hincapié en la necesidad de una discusión presupuestaria futura con los legisladores de EE.UU., destacando que la confianza es crucial pero también un desafío. La incertidumbre financiera continúa afectando las capacidades del Departamento de Defensa, y la subsecretaria instó a superar los obstáculos para garantizar los recursos necesarios.

Conclusiones

En resumen, los desafíos financieros del Departamento de Defensa de EE.UU. en Oriente Medio son innegables y presentan consecuencias significativas. La reasignación de fondos y la falta de previsiones presupuestarias adecuadas generan una situación complicada. La urgencia de la situación requiere un enfoque estratégico y colaborativo para garantizar la seguridad y estabilidad en la región.

Fuente: RT

Últimas noticias
Informativo PlurinacionalGT