WappPress

La Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP 28), en curso hasta el 12 de diciembre en Dubái, ha sido testigo de intensos debates y divisiones entre los negociadores respecto al futuro de los combustibles fósiles. La resistencia de la OPEP a reducir gradualmente el uso del petróleo ha creado un escenario de desafío para alcanzar un consenso global en la lucha contra el cambio climático.

Diferencias Inquebrantables: OPEP vs. Países Progresistas

Más de 80 países, incluidos EE.UU., Estados de la Unión Europea y pequeñas naciones insulares, han abogado por un acuerdo ambicioso que incluya la eliminación progresiva del crudo, el gas y el carbón. Sin embargo, la OPEP ha enviado un mensaje claro a sus miembros, oponiéndose a cualquier mención de combustibles fósiles en un acuerdo final.

Esta oposición ha creado una brecha significativa en las negociaciones, dejando a los delegados con un tiempo limitado para resolver sus diferencias antes de la fecha límite del lunes. La presidencia de la COP 28 ha decidido no publicar el borrador del acuerdo hasta entonces, agregando presión a los negociadores.

Posturas Divergentes: Arabia Saudita y China en el Centro del Debate

Arabia Saudita ha argumentado que el enfoque debería centrarse en reducir las emisiones en lugar de poner énfasis en las fuentes del combustible. Mientras tanto, el enviado chino para el clima, Xie Zhenhua, ha declarado que un acuerdo exitoso debería incluir un compromiso firme sobre los combustibles fósiles.

Las negociaciones han revelado que la última versión del texto contempla opciones que van desde la “eliminación progresiva de los combustibles fósiles” hasta la posibilidad de ninguna mención en absoluto. Estas divergencias complican el camino hacia un consenso global sobre la dirección a tomar en la lucha contra el cambio climático.

Compromisos y Limitaciones: Energías Renovables y Objetivos de Reducción

A pesar de los desafíos, la COP 28 ha generado compromisos tangibles en otros aspectos clave. Los países participantes han acordado aumentar el uso de energías renovables y la energía nuclear, reducir el consumo de carbón y controlar las emisiones de metano.

Sin embargo, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) advierte que, incluso si se cumplen estos compromisos, solo se logrará eliminar un tercio de las emisiones necesarias para limitar el calentamiento global a 1,5 °C. Esto destaca la urgencia de abordar la cuestión de los combustibles fósiles de manera efectiva.

Llamado Drástico del Secretario General de la ONU

António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, ha instado a los líderes a acordar recortes drásticos de las emisiones. En su opinión, la principal causa de las emisiones descontroladas son los combustibles fósiles. Su llamado en el Foro de Doha resuena con la urgencia de tomar medidas concretas y audaces para abordar la crisis climática.

Desafíos del Acuerdo de París y Perspectivas Futuras

El Acuerdo de París, diseñado para limitar el aumento de las temperaturas globales por debajo de 2 °C, se enfrenta a desafíos significativos. Según un informe reciente de la ONU, los planes actuales de reducción de emisiones podrían llevar al mundo a un calentamiento de hasta 2,9 °C, superando los límites establecidos.

A medida que la COP 28 avanza, la incertidumbre sobre el resultado final persiste. Los negociadores se encuentran en una encrucijada crucial, debatiendo la acción necesaria para garantizar un futuro sostenible.

Advertencia Climática: 2023, un Año Potencialmente Histórico

Los especialistas de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) han emitido una advertencia preocupante: el año 2023 podría ser el más caluroso de la historia. Esta predicción subraya la urgencia de las decisiones que se tomen en la COP 28 y la necesidad de abordar eficazmente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Compromiso Global Urgente

En resumen, la COP 28 se desarrolla en medio de desafíos cruciales y divisiones sobre el papel de los combustibles fósiles en el futuro energético global. A medida que los negociadores buscan soluciones, la presión por lograr un acuerdo ambicioso que aborde eficazmente el cambio climático es palpable.

Si bien las posiciones divergentes persisten, la urgencia de actuar de manera colectiva para preservar nuestro planeta es innegable. La comunidad internacional observa de cerca los acontecimientos en Dubái, consciente de que las decisiones tomadas en la COP 28 tendrán repercusiones significativas en el futuro de nuestro entorno.

¡El momento de la acción es ahora! La lucha contra el cambio climático requiere un compromiso global urgente y decisiones valientes para asegurar un futuro sostenible para las generaciones venideras.

Fuente: RT