WappPress

En un informe revelador publicado por la confederación internacional de organizaciones no gubernamentales Oxfam, se destaca una realidad alarmante: el 1% más rico de la población mundial generó en 2019 el 16% de las emisiones de carbono a nivel global. Esta cifra asombrosa equivale a las emisiones generadas por el 66% más pobre, compuesto por 5.000 millones de personas. Es un llamado de atención urgente sobre la desigualdad y su impacto directo en el medio ambiente.

El 1% Más Rico vs. la Mitad Más Pobre

Desde la década de 1990, el 1% más rico ha consumido el doble de presupuesto carbono que la mitad más pobre de la población mundial. Este dato revelador pone de manifiesto la brecha abismal en el impacto ambiental entre dos extremos socioeconómicos. El informe detalla que se proyecta que para 2030, las emisiones de esta minoría multipliquen por más de 22 el límite de emisiones considerado seguro para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados centígrados.

Las Consecuencias Mortales de las Emisiones de la Elite

El informe de Oxfam advierte que las emisiones anuales globales de los superricos anulan el ahorro de emisiones de carbono logrado por casi un millón de turbinas eólicas. La cantidad de emisiones generadas por esta élite hace cuatro años era suficiente para provocar 1,3 millones de muertes por calor. Es un recordatorio impactante de cómo las acciones de unos pocos pueden tener consecuencias mortales para muchos.

La Responsabilidad de los Ricos

Pavel Martiarena Huamán, activista climático peruano y líder de la campaña de Oxfam ‘Make Rich Polluters Pay’, señala con firmeza que los ricos propietarios del mundo son responsables de la situación actual. Herederos de recursos que fueron arrebatados, construyeron imperios basados en la avaricia, desde oro y plata hasta petróleo y gas. Esta realidad, según Martiarena, es una carga que los países del sur global no buscaron, pero que deben enfrentar.

Impuesto sobre Ingresos Sería Una Solución Contundente

Oxfam propone una solución contundente: aplicar un impuesto del 60% sobre los ingresos del 1% más rico. Según sus estimaciones, esto reduciría las emisiones de carbono en un volumen equivalente a más de las emisiones totales del Reino Unido. Además, permitiría recaudar 6,4 billones de dólares al año, una suma colosal que podría destinarse a financiar la transición hacia las energías renovables y abandonar los combustibles fósiles.

La Importancia de Actuar Ahora

La urgencia de abordar la desigualdad y sus consecuencias ambientales no puede subestimarse. Aplicar medidas como el impuesto propuesto por Oxfam no solo equilibraría la balanza económica, sino que también contribuiría significativamente a la lucha contra el cambio climático. Un futuro sostenible depende de decisiones audaces y acciones concretas en el presente.

Hacia un Mundo Equitativo y Sostenible

En resumen, el impacto ambiental del 1% más rico es una realidad innegable y alarmante. Este informe de Oxfam destaca la urgencia de abordar la desigualdad económica y su conexión directa con las emisiones de carbono. Aplicar impuestos sobre los ingresos de la élite no solo es una medida justa, sino una estrategia efectiva para financiar la transición hacia un mundo impulsado por energías renovables.

Fuente: RT