WappPress

El Gobierno de Venezuela emitió un fuerte rechazo a las declaraciones del presidente de Guyana, Irfaan Ali, a quien llamó a establecer un diálogo diplomático para resolver la controversia por el territorio Esequibo. El canciller venezolano, Yván Gil, se pronunció en contra de las afirmaciones de Ali, calificándolas como “declaraciones guerreristas”. Esta situación ha desatado una nueva ola de tensiones en la región y ha llamado la atención de la comunidad internacional.

Contexto de la controversia territorial

La controversia territorial entre Venezuela y Guyana se remonta a más de 100 años y gira en torno a la soberanía de la región del Esequibo, que abarca unos 160,000 kilómetros cuadrados al oeste del río Esequibo y posee grandes reservas de petróleo. En 1966, ambas naciones firmaron el Acuerdo de Ginebra, un pacto destinado a buscar una solución pacífica a esta disputa. Sin embargo, en 2018, Guyana introdujo una demanda ante la Corte Internacional de Justicia en la que pide al tribunal validar legalmente el laudo arbitral de 1899 que le otorga el control absoluto sobre el territorio.

Las declaraciones de Irfaan Ali

El presidente de Guyana, Irfaan Ali, realizó estas declaraciones en medio de un evento mediático el 27 de octubre en el territorio de la Guayana Esequiba. En sus palabras, Ali afirmó que Guyana no cederá ni una “pulgada cuadrada” de territorio a Venezuela y expresó su confianza en que las fuerzas de seguridad defenderían el país.

La reacción del Gobierno venezolano

El Gobierno venezolano reaccionó de inmediato a las declaraciones del presidente Ali. El canciller Yván Gil indicó que las palabras de Ali eran “guerreristas” y que su conducta iba en contra de los compromisos asumidos en el Acuerdo de Ginebra de 1966. En un mensaje difundido a través de la red social X, acompañado del comunicado oficial del Gobierno, Caracas llamó al diálogo diplomático y rechazó cualquier acto de beligerancia.

Acusaciones contra Guyana

La Administración del presidente Nicolás Maduro acusó a Irfaan Ali de seguir “instrucciones del Comando Sur de Estados Unidos, que le ha dado la orden de escalar sus acciones”. Estas acusaciones aumentaron la tensión en la región, ya que involucran a actores internacionales en el conflicto.

El papel de ExxonMobil

En su pronunciamiento, el Gobierno venezolano denunció que la dirigencia guyanesa estaba siendo influenciada por la transnacional ExxonMobil, a la que acusaron de diseñar planes de amenaza y ataque contra Venezuela. Esta acusación añade un elemento adicional de controversia a la situación.

Llamado al diálogo diplomático

Finalmente, Caracas exhortó a Guyana a desechar la carrera bélica, asumir el diálogo diplomático y abandonar las acciones ilegales que van en contra del Acuerdo de Ginebra, el instrumento válido para la resolución de la controversia territorial entre ambos países. Este llamado refleja la voluntad de Venezuela de buscar una solución pacífica y diplomática a este conflicto de larga data.

Conclusión

La reciente confrontación entre Venezuela y Guyana, desencadenada por las declaraciones del presidente Irfaan Ali, plantea un desafío significativo en la región. La compleja historia de esta controversia territorial y la participación de actores internacionales como Estados Unidos y ExxonMobil hacen que la situación sea especialmente delicada.

Venezuela, en su declaración oficial, ha abogado por el diálogo diplomático como el camino para resolver esta disputa centenaria. La comunidad internacional seguirá de cerca este conflicto, y la esperanza es que las tensiones disminuyan y se encuentre una solución pacífica y justa para ambas naciones.

Fuente: Sputnik