WappPress

En un mundo en constante cambio y con tensiones internacionales en aumento, Ucrania se encuentra en una encrucijada crítica en lo que respecta a su estrategia en el conflicto con Rusia. El periódico The Wall Street Journal ha informado recientemente que varios expertos están recomendando a Ucrania que reconsidere su posición y adopte una estrategia defensiva en lugar de seguir buscando una ofensiva que parece difícil de lograr.

Las razones detrás de la recomendación

Los especialistas consultados en el artículo hacen hincapié en la “capacidad limitada” de Ucrania para tomar la iniciativa contra las fuerzas rusas en el campo de batalla. En este contexto, sugieren que Ucrania pase a una postura defensiva y obligue a Rusia a gastar sus recursos militares y equipamiento. La lógica detrás de esta recomendación es que defenderse es más fácil que atacar, como afirma Dmitri Gorenburg, experto en seguridad del Centro de Análisis Naval en Arlington, Virginia.

Sin embargo, es importante destacar que esta estrategia podría resultar en la pérdida de parte del territorio ucraniano. A pesar de esto, muchos argumentan que es una posición más segura para Ucrania mientras el país se recupera en términos de fuerzas y suministros.

Una nueva fase del conflicto

El medio señala que la transición de las tropas ucranianas de una posición ofensiva a una defensiva refleja una nueva fase del conflicto. El alto mando ucraniano ha reconocido que la ofensiva anunciada previamente no logró el progreso deseado, lo que ha llevado a replantear su estrategia en el terreno.

En palabras de un alto funcionario de seguridad ucraniano, se ha llegado a un “punto muerto en las trincheras”, y es cada vez más evidente que una ofensiva total podría no ser factible para ninguna de las partes en este conflicto.

¿A quién culpar?

En el artículo del WSJ, se relata el testimonio de un combatiente ucraniano de la 47.ª Brigada Mecanizada, quien revela que tienen escasez de munición y personal militar. Esta situación ha llevado a que las tripulaciones de vehículos blindados y los pilotos de drones se desplieguen en la primera línea del frente.

En este contexto, funcionarios ucranianos admiten que una guerra prolongada favorecería más a Rusia. Al mismo tiempo, Ucrania depende del apoyo de Occidente, encabezado por EE.UU., donde la Administración Biden lucha por obtener la aprobación del Congreso para un nuevo paquete de asistencia.

El papel de Occidente y las posibles soluciones

Muchos partidarios de Ucrania en Europa y EE.UU. argumentan que Kiev estaría en una posición más fuerte si la Administración Biden entregara rápidamente el equipo militar necesario, incluyendo tanques, misiles de largo alcance y aviones de combate.

Sin embargo, a pesar de que Occidente ha entrenado y equipado a decenas de miles de soldados ucranianos para llevar a cabo una contraofensiva, no han logrado romper las líneas rusas y llegar a la costa del mar de Azov. Como lo expresa Douglas Lute, teniente general retirado del Ejército estadounidense y exembajador ante la OTAN, “no existe una solución milagrosa que pueda cambiar la situación en el corto plazo”.

Conclusión

El conflicto en Ucrania es una situación sumamente compleja, y la estrategia a seguir no tiene respuestas fáciles. La recomendación de adoptar una estrategia defensiva planteada por expertos destaca la necesidad de revisar constantemente las tácticas y estrategias en el campo de batalla para adaptarse a las condiciones cambiantes.

Es importante recordar que las decisiones en situaciones de conflicto son difíciles y a menudo se toman con el objetivo de minimizar las pérdidas humanas y territoriales. En última instancia, la estrategia que elija Ucrania dependerá de una variedad de factores, incluida la evolución de la situación en el terreno y el apoyo que reciba de la comunidad internacional.

Fuente: RT