WappPress

En un acontecimiento que ha capturado la atención mundial, las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia y la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China llevaron a cabo recientemente una patrulla aérea conjunta sobre las aguas del mar de Japón y el mar de la China Oriental. Esta colaboración estratégica, implementada como parte del plan de cooperación militar para el año 2023, no solo destaca la fortaleza de la relación entre ambas naciones, sino que también subraya su compromiso con la estabilidad regional en la región de Asia-Pacífico.

Detalles de la Patrulla Aérea Conjunta

La patrulla fue ejecutada con la participación clave de los portamisiles estratégicos rusos Tu-95MS y los bombarderos estratégicos chinos Hong-6K. A lo largo de la ruta, los Su-35 de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia y los Su-30/Jian 11B de la Fuerza Aérea de China proporcionaron una cobertura aérea de combate excepcional, destacando la sinergia entre las dos fuerzas aéreas.

Durante algunas etapas de la patrulla, los portamisiles estratégicos rusos y chinos fueron escoltados por cazas extranjeros, resaltando la complejidad y el alcance de esta operación conjunta.

Cooperación Militar y Objetivos

El informe oficial subraya que este evento se llevó a cabo como parte de la implementación de las disposiciones del plan de cooperación militar para 2023 y no tiene intenciones hostiles contra terceros países. Es crucial destacar que todas las acciones realizadas se adhirieron rigurosamente a las disposiciones del derecho internacional, y en ningún momento se violó el espacio aéreo de terceros países.

Una vez concluida la patrulla, todas las aeronaves implicadas regresaron de manera segura a sus respectivos aeródromos de origen. Este meticuloso cumplimiento de los protocolos internacionales refuerza la naturaleza no beligerante de esta operación conjunta.

Repercusiones y Perspectivas Futuras

La colaboración entre las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia y la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China no solo fortalece sus lazos estratégicos sino que también tiene implicaciones significativas para la estabilidad regional. La exhibición conjunta de poder aéreo demuestra una capacidad disuasoria que contribuye a la seguridad y equilibrio en la región de Asia-Pacífico.

Además, esta operación conjunta puede tener ramificaciones geopolíticas, destacando el papel de ambas naciones en el escenario mundial y su capacidad para trabajar en conjunto para abordar desafíos comunes.

En conclusión, la patrulla aérea conjunta entre las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia y la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China es un testimonio palpable de la fuerza y la cooperación entre estas dos potencias. La ejecución precisa de esta operación, en línea con las normas internacionales, subraya la madurez y la responsabilidad de ambas fuerzas aéreas.

Este evento, lejos de ser una amenaza, puede interpretarse como un paso hacia la estabilidad y la seguridad regional. Las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia y la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China han demostrado, una vez más, su capacidad para trabajar juntas en aras de objetivos comunes y la preservación de la paz.

Fuente: RT