WappPress

En un trágico informe presentado por el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz de Colombia (Indepaz), se revela un desgarrador panorama de violencia contra los líderes sociales en el país. La noticia más reciente reporta el asesinato de dos valientes defensores de los derechos humanos, elevando la cifra a 153 víctimas en lo que va del año 2023.

Rogelio Chate Peña: Un Héroe Ancestral Silenciado

En el corazón del departamento de Cauca, el líder indígena Rogelio Chate Peña, también conocido como el mayor espiritual del Resguardo de Pueblo Nuevo, fue brutalmente asesinado el 30 de noviembre de 2023. Su desaparición desde el 29 de noviembre había sembrado preocupación en su comunidad.

Rogelio Chate Peña, sabedor ancestral, médico tradicional y consejero espiritual, desempeñó un papel crucial como gobernador del resguardo y líder respetado. El Consejo Regional Indígena del Cauca atribuye su asesinato al grupo residual de las disidencias de la Columna Móvil Dagoberto Ramos, quienes injustamente lo señalaron de colaborar con el ELN.

Luis Alberto Quintero Díaz: Un Compromiso con la Tierra y la Comunidad

En una zona rural del municipio de Tibú, en el departamento de Norte de Santander, otro líder social, Luis Alberto Quintero Díaz, encontró un trágico final mientras realizaba labores agrícolas. Como presidente del asentamiento Tierra Linda, Quintero Díaz había denunciado amenazas previas a las autoridades locales.

El asesinato de Quintero Díaz destaca la vulnerabilidad de aquellos que se dedican a proteger la tierra y promover la paz. Su compromiso con la comunidad y su valentía para enfrentar las amenazas no pudieron salvarlo de la violencia que aqueja a muchos líderes sociales en Colombia.

El Llamado a la Acción

Ante esta creciente ola de violencia, es imperativo que se tome acción inmediata para proteger a quienes defienden los derechos fundamentales en Colombia. La impunidad que rodea estos crímenes solo perpetúa el ciclo de violencia y desconfianza en la sociedad.

Medidas Urgentes

Protección Reforzada: Exigimos un aumento en las medidas de seguridad para los líderes sociales, especialmente aquellos que han recibido amenazas previas. La protección de sus vidas debe ser una prioridad absoluta.

Investigaciones Rigurosas: Instamos a las autoridades colombianas a llevar a cabo investigaciones exhaustivas y transparentes sobre los asesinatos de Rogelio Chate Peña y Luis Alberto Quintero Díaz. La justicia debe prevalecer.

Compromiso Internacional: Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que se una en condena contra la violencia hacia los líderes sociales en Colombia. La presión global es esencial para garantizar la protección y justicia.

Conclusión

En este oscuro capítulo de la historia colombiana, es esencial alzar la voz y exigir un cambio significativo. La paz y el desarrollo no pueden prosperar en un entorno marcado por la violencia y la impunidad. Como sociedad, debemos unirnos para proteger a aquellos que luchan por un futuro mejor.

Fuente: RT