WappPress

En un emocionante paso hacia un transporte marítimo más sostenible, la empresa líder Yara Clean Ammonia se ha asociado con el principal operador de contenedores de Noruega, North Sea Container Line, para dar vida al primer buque portacontenedores propulsado por amoníaco limpio. Este innovador barco, bautizado como Yara Eyde, desempeñará un papel crucial en la reducción de emisiones y promoverá el transporte de mercancías sin emisiones a nivel mundial.

El Contexto Global de las Emisiones del Transporte Marítimo

Según informes de la Organización Marítima Internacional, las emisiones del transporte marítimo representaron un 2,89 % de las emisiones antropogénicas globales en 2018. Ante este desafío ambiental, el amoníaco limpio emerge como una solución clave para mitigar las emisiones y avanzar hacia el transporte marítimo sostenible.

Un Histórico Avance en la Descarbonización

“Yara Eyde permitirá reducciones de emisiones a gran escala antes de los objetivos climáticos críticos de 2030”, asegura Svein Tore Holsether, presidente y director ejecutivo de Yara International. Este buque no solo cumple con las demandas crecientes de los propietarios de carga para reducir emisiones, sino que también ofrece logística competitiva y libre de emisiones.

Bente Hetland, de North Sea Container Line, destaca la importancia de esta iniciativa al afirmar que “Yara Eyde ofrece una logística competitiva y libre de emisiones a los propietarios de carga”. Esta declaración subraya la creciente demanda de soluciones ecoamigables en el transporte marítimo.

El Imperativo de las Tecnologías de Bajas Emisiones

Magnus Krogh Ankarstrand, presidente de Yara Clean Ammonia, señala que el éxito en la descarbonización del transporte marítimo requiere llevar las tecnologías de bajas emisiones a escala comercial en la próxima década. La incentivación a los transportistas para que opten por combustibles bajos en carbono se convierte en un imperativo en esta búsqueda de sostenibilidad.

Desafíos y Consideraciones del Uso del Amoníaco

Si bien la adopción del amoníaco limpio es prometedora, es esencial abordar los desafíos asociados. Según el MIT Technology Review, la combustión del amoníaco puede generar óxidos de nitrógeno (NOx), conocidos por sus impactos negativos en la salud humana. Este planteamiento destaca la necesidad de medidas que minimicen los efectos secundarios durante la implementación de esta tecnología.

Una alternativa propuesta por la publicación es el uso de amoníaco en forma de pilas de combustible, lo cual podría mitigar la generación de contaminación por NOx. Además, se resalta la ventaja económica del amoníaco en términos de transporte y almacenamiento en comparación con el hidrógeno, impulsando su potencial adopción en la industria del transporte marítimo.

Sin embargo, es crucial abordar el riesgo potencial asociado con el amoníaco, reconocido por su peligrosidad y toxicidad. Un derrame de esta sustancia podría generar condiciones extremadamente peligrosas, subrayando la necesidad de rigurosas medidas de seguridad.

Avanzando Hacia un Futuro Sostenible

En resumen, la colaboración entre Yara Clean Ammonia y North Sea Container Line para crear el Yara Eyde marca un hito en la industria del transporte marítimo. Este buque propulsado por amoníaco limpio no solo promete reducciones significativas de emisiones, sino que también responde a la creciente demanda de opciones de transporte sostenible.

La adopción de tecnologías de bajas emisiones se presenta como un paso crucial hacia la descarbonización del transporte marítimo, y el amoníaco limpio emerge como una alternativa viable. A pesar de los desafíos, la innovación y el compromiso con un futuro más sostenible son las fuerzas impulsoras detrás de esta revolucionaria iniciativa.

Fuente: RT