Radio Victoria

Una Nueva Era Comienza

En un domingo histórico, el presidente de Argentina, Javier Milei, dirigió un mensaje contundente a sus seguidores, congregados a las afueras del Congreso para presenciar su asunción. En un acto breve pero lleno de simbolismo, Milei proclamó el inicio de “una nueva era en Argentina”, marcando el comienzo de su ambicioso plan de ‘shock’ económico y ajuste fiscal para los primeros meses de su gobierno.

Adiós a la Decadencia

Ante una multitud enardecida, el presidente Milei aprovechó la ocasión para poner fin a lo que él describió como “una historia de decadencia”. Con banderas y pancartas de La Libertad Avanza ondeando en el aire, Milei anunció el fin de décadas de fracasos, peleas internas y disputas sin sentido que, según él, han llevado al país a la ruina. En sus palabras, “hoy comienza una era de paz y prosperidad, de crecimiento y desarrollo. Una era de libertad y progreso”.

Desafiando las Políticas Pasadas

Milei no escatimó críticas a las políticas públicas del pasado y al modelo de un Estado fuerte, calificándolos como “ideas empobrecedoras del colectivismo”. Para él, la única salida es su plan audaz de ‘shock’ económico y ajuste fiscal, desafiando la narrativa de gradualismo.

La “Peor Herencia de la Historia”

Sin embargo, el tono optimista pronto dio paso a una evaluación cruda de la “herencia” dejada por su antecesor, Alberto Fernández. Milei calificó esta herencia como “la peor de la historia”, fundamentando la necesidad de medidas económicas urgentes. Con datos sobre el déficit fiscal en mano, anunció un ajuste fiscal del 5% del PBI, destacando que recaerá principalmente sobre el Estado.

El Grito de la Multitud: “Motosierra, Motosierra”

Las palabras de Milei fueron seguidas por la multitud coreando “motosierra”, en sintonía con la promesa del presidente de reducir drásticamente el tamaño del Estado y del gasto público. Este apoyo público refleja el respaldo a su enfoque radical para enfrentar los desafíos económicos.

Sin Alternativas: Shock y Ajuste Fiscal

Con firmeza, Milei afirmó que no hay alternativa al ajuste y rechazó el debate entre el shock y el gradualismo. Argumentó que la gestión anterior dejó una “bomba” de deuda, estancamiento del empleo formal, inflación desbocada y caída del ingreso real. Ante la falta de fuentes de financiamiento, según él, “no hay plata”. El ajuste será inevitable y recaerá en el Estado, según Milei.

Rumbo al Cambio de Época

A pesar de las dificultades proyectadas, Milei prometió que el ajuste será “el último mal trago” para los argentinos y que habrá luz al final del camino. Defendió la decisión de poner fin a la emisión de dinero en el Banco Central para frenar la inflación, a pesar de reconocer que los precios seguirán en alza.

“El Que Corta, No Cobra”

Después de radiografiar la situación económica actual, Milei insistió en la necesidad de un ajuste ordenado que impacte en el Estado y no en el sector privado. Reconoció que será duro y que la ciudadanía deberá hacer “supremos esfuerzos y dolorosos sacrificios”. Defendió la supresión de planes y ayudas sociales a los sectores vulnerables, argumentando que “la única forma de salir de la pobreza es la libertad”.

Advertencia sobre Protestas Sociales

Aunque Milei aseguró que su gobierno no será de “vendettas”, advirtió que en Argentina “el que las hace, las paga”. Incluso sugirió la posibilidad de sancionar la protesta social con la quita de beneficios sociales. En sus palabras, “el que corta [las calles], no cobra”.

En resumen, Javier Milei ha marcado el comienzo de una era de cambios drásticos en la economía argentina. Su plan de ‘shock’ y ajuste fiscal busca enfrentar la herencia recibida y pavimentar el camino hacia la recuperación. Mientras la nación se prepara para tiempos difíciles, la promesa de Milei es clara: Argentina se encamina hacia un cambio de época.

Fuente: RT