Radio Victoria

El miércoles 13 de diciembre, el diputado Álvaro Arzú Escobar emitió declaraciones que han causado repudio en la comunidad guatemalteca radicada en Estados Unidos. En un tono sarcástico, manifestó que lo entristecería y avergonzaría no poder regresar a su país y pasar las fiestas de fin de año lejos de su familia. Estas palabras han generado indignación entre los grupos de migrantes guatemaltecos, quienes se sintieron directamente afectados.

Crítica desde la comunidad migrante

El legislador, al ser cuestionado sobre si Estados Unidos le había retirado la visa, respondió: “Lamento mucho, las personas que no pueden entrar a su país. Gracias a Dios, yo sí lo puedo hacer y paso la Navidad con mi familia”. Esta respuesta no solo desató el rechazo de la comunidad migrante, sino también comentarios críticos de líderes y representantes de estos grupos.

Alfonso Pérez, miembro de la Alianza de Guatemaltecos Unidos en Los Ángeles, calificó las palabras de Arzú como un insulto para los guatemaltecos en el exterior, subrayando que el diputado parece desconocer las dificultades y sacrificios de aquellos que han tenido que migrar. Pérez destacó que la migración, en muchos casos, ha sido la única opción para suplir las necesidades básicas de las familias en Guatemala, contribuyendo significativamente a la economía del país a través del envío de remesas.

Desafortunadas declaraciones y falta de sensibilidad

Marvin Otzoy, líder migrante radicado en Nevada, expresó que las declaraciones de Arzú son no solo desafortunadas, sino que también reflejan una falta de sensibilidad y comprensión de la realidad que enfrentan los connacionales en el extranjero. Otzoy instó al diputado a trabajar para mejorar las condiciones en Guatemala, ofreciendo certeza jurídica y creando oportunidades que incentiven la inversión de los propios guatemaltecos.

Impacto de las sanciones internacionales

Algunos críticos sugieren que las declaraciones de Arzú podrían estar dirigidas a los operadores de justicia que se encuentran asilados o refugiados en Estados Unidos. Sin embargo, se argumenta que estas personas han sido criminalizadas por investigar sectores que rara vez eran cuestionados antes. La falta de oportunidades de desarrollo en Guatemala es un tema central, según Otzoy, quien destaca que muchos guatemaltecos han optado por invertir en el extranjero debido a la falta de condiciones propicias en su país de origen.

Reacciones y críticas adicionales

La organización Guatemaltecos en el Extranjero también se sumó al repudio, calificando el episodio de Arzú como “lamentable y vergonzoso”. En sus redes sociales, recordaron al diputado que cerca de cuatro millones de guatemaltecos se vieron forzados a abandonar el país, privándolos de la posibilidad de pasar las festividades con sus seres queridos debido a la inequidad, la falta de oportunidades y la corrupción rampante.

Retiro de visa y críticas familiares

El 13 de diciembre, Arzú confirmó que el Gobierno de Estados Unidos le retiró la visa como consecuencia de su voto a favor de desaforar a los magistrados del TSE. Esta acción, vista por Washington como una amenaza a la democracia, generó críticas incluso de su propio hermano mayor, Roberto Arzú, quien lamentó la respuesta del diputado.

En redes sociales, Roberto Arzú expresó su tristeza al escuchar declaraciones que, según él, se podrían esperar de otros personajes políticos y no de su propio hermano. Este episodio evidencia tensiones internas y críticas familiares en un contexto político y migratorio complejo.

Reflexión final

Las declaraciones de Álvaro Arzú Escobar han generado un fuerte rechazo en la comunidad guatemalteca en Estados Unidos. Este episodio pone de manifiesto la importancia de la sensibilidad y el conocimiento de la realidad de los migrantes, así como la necesidad de trabajar en políticas que mejoren las condiciones en el país de origen. Las críticas no solo provienen de la comunidad migrante, sino también de sectores internos, incluyendo familiares del propio diputado.

Fuente: La Hora