WappPress

El territorio de Atopo W+p+ está ubicado en un vasto bosque rico en flora y fauna y que en el pasado se encontraba embrujado. Foto: Pierre Auzerau

La devastación en Atopo W+p+ y la resistencia de los Kali’na

En un rincón del mundo donde la belleza natural y la cultura ancestral se entrelazan, se desencadena una lucha desgarradora. Atopo W+p+, una aldea indígena Kali’na ubicada a unos 15 kilómetros de Saint-Laurent-du-Maroni, se encuentra en medio de una devastación que amenaza su modo de vida y su legado. La construcción de la Central Eléctrica de Guayana Francesa Occidental (Centrale Électrique de l’Ouest Guyanais, CEOG) ha dejado un rastro de destrucción en su estela, mientras los Kali’na luchan tenazmente para preservar su hogar ancestral.

Una Tierra Sagrada Transformada

Más de 20 hectáreas de la tierra de los Kali’na han sido arrancadas de sus manos. El frondoso bosque que una vez cubrió esta área ha sido transformado en un páramo estéril, con la tierra cubierta por los cadáveres de aves y lagartos. Una triste barricada de árboles muertos rodea la zona, recordando el impacto devastador de la maquinaria pesada que allanó el camino para la central eléctrica. En el cielo, el humo se espesa y las cenizas se esparcen, impulsadas por el viento implacable.

Los Guerreros Kali’na: Defensores de su Legado

Los jóvenes “guerreros” Kali’na, algunos de ellos menores de 18 años, luchan incansablemente contra la destrucción de sus tierras. En medio de la tristeza y la impotencia, encienden fuego a los pocos troncos esparcidos en el suelo para evitar que la madera de su bosque sea vendida y lucrada. Cada llamarada representa un acto de resistencia en defensa de su hogar ancestral. “Es doloroso porque esta tierra es como nuestra segunda madre”, lamenta uno de los guerreros con tristeza.

La Negación de los Derechos Indígenas

Atopo W+p+ (“pueblo de las colinas”) es un testimonio viviente de la historia y la perseverancia de los Kali’na. La aldea fue creada cuando un grupo de Kali’na huyó de la guerra civil en Surinam hace aproximadamente 40 años. La comunidad se enorgullece de preservar su idioma kali’na, incluso entre los jóvenes. A lo largo de los años, han trabajado arduamente para lograr la autosostenibilidad, construyendo una torre de agua que se abastece de un manantial cercano, una escuela primaria bilingüe que enseña en kali’na y francés, y obteniendo vivienda y alimentos principalmente de la tierra. Sin embargo, su camino hacia la autosostenibilidad se ha visto gravemente obstaculizado por el proyecto de la central eléctrica.

El Desafío de la Propiedad de la Tierra

Atopo W+p+ se encuentra en tierras que históricamente pertenecieron a los Kali’na y a otros pueblos indígenas, pero que fueron devastadas por las invasiones europeas en el siglo XVI. A pesar de esto, el territorio de Atopo W+p+ es propiedad del Estado francés, ya que, en 1946, fue asimilado como un departamento de ultramar de Francia y de la Unión Europea. El sitio de 140 hectáreas donde se planea construir CEOG fue asignado por la Oficina Nacional de Bosques, a pesar del apoyo de Francia a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en 2007.

La Resistencia de los Kali’na

Los habitantes de Atopo W+p+ reconocen la necesidad de aumentar y diversificar la producción de energía en Guayana. Sin embargo, argumentan que deberían haber sido consultados, ya que la central está ubicada a menos de dos kilómetros de la aldea y afecta los sitios de caza, pesca y baño. Además, la zona alberga seres de la tierra que son fundamentales para los Kali’na y árboles que consideran “sagrados”. La resistencia Kali’na, compuesta por entre 10 y 20 guerreros, se ha enfrentado a la maquinaria pesada y a unidades de gendarmería desplegadas por el Estado francés.

La Lucha por su Hogar y su Cultura

El arresto del Yopoto (jefe Kali’na) Roland Sjabere profundizó la tensión en la comunidad. Los enfrentamientos persistieron hasta principios de marzo de 2023, cuando finalmente se detuvo el trabajo. A pesar de un breve respiro, las operaciones se reanudaron en agosto de 2023, con una intensidad devastadora. Desde entonces, el número de máquinas y gendarmes ha aumentado, mientras que la resistencia Kali’na continúa defendiendo su hogar.

El Rechazo de la Solicitud de Relocalización

A principios de septiembre, Yopoto Sjabere buscó proteger a su pueblo proponiendo una reubicación del proyecto hacia el este en lugar de hacia el norte, para proteger el corazón del territorio de Atopo W+p+. Sin embargo, esta solicitud fue rechazada, lo que llevó a una intensificación de las operaciones cerca del pueblo. Los Kali’na sienten la creciente contaminación en su arroyo, del que dependen para bañarse y beber, y lamentan la disminución de la vida animal y vegetal en sus tierras.

Un Futuro Incierto para los Jóvenes Kali’na

Los jóvenes Kali’na de Atopo W+p+ enfrentan un futuro incierto. A pesar de que el Estado francés debería asegurar que estén “libres de cualquier tipo de discriminación”, se han enfrentado a rechazos en solicitudes de formación profesional y financiamiento estatal. En medio de esta lucha desigual, el bosque se vuelve aún más importante, ya que es fundamental para la supervivencia y la sanación de la comunidad. “Solo puedo agradecer a este bosque. Me dio fuerza. Cuando estoy en el bosque, le hablo, le digo que no voy a hacerle daño y que estoy allí para protegerlo”, declara Melissa, una guerrera Kali’na.

La lucha de los Kali’na en Atopo W+p+ es un recordatorio angustiante de la importancia de proteger los derechos indígenas y el medio ambiente. La comunidad Kali’na continúa resistiendo, enfrentando desafíos abrumadores en su búsqueda por preservar su hogar y su cultura. La historia de Atopo W+p+ es un llamado a la acción, un eco de la resistencia de aquellos que luchan por la justicia y la preservación de su patrimonio.

Fuente: Servindi