WappPress

Los tiroteos masivos en los Estados Unidos continúan siendo una tragedia que deja a comunidades enteras sumidas en el dolor y la incertidumbre. En esta ocasión, la pequeña ciudad de Lewiston, en el estado de Maine, fue testigo de una de las peores masacres del año 2023. Un individuo con experiencia en armas de fuego y reservista del Ejército de Estados Unidos, pero con problemas de salud mental, perpetró un doble ataque que dejó un saldo desgarrador: 18 víctimas fatales y 13 heridos.

La Incesante Pesadilla de los Tiroteos

En los Estados Unidos, los tiroteos masivos se han convertido en una pesadilla que parece no tener fin. Según las cifras proporcionadas por el rastreador Gun Violence Archive, en lo que va de 2023, el país ha lamentado 566 tiroteos masivos. Esto significa que, en promedio, hay más de un tiroteo masivo por día. La magnitud de esta problemática es alarmante y requiere una acción inmediata por parte de las autoridades y la sociedad en su conjunto.

La Tragedia de Lewiston, Maine

El trágico incidente en Lewiston, Maine, nos recuerda la urgencia de abordar el problema de la violencia armada en los Estados Unidos. Robert Card, el autor de este doble ataque, tenía 40 años y una hoja de salud mental problemática. A pesar de las advertencias recientes sobre su estado de salud, Card pudo acceder a un rifle y causar una masacre en esta tranquila ciudad. La comunidad de Lewiston quedó sumida en el luto, y el país se unió una vez más en el dolor y la indignación.

Las Laxas Leyes de Control de Armas

Uno de los aspectos que debemos abordar de manera urgente es la regulación de las armas de fuego en los Estados Unidos. En Maine, las leyes relacionadas con el control de armas son notoriamente laxas. No se requiere ningún tipo de permiso administrativo para portar armas de fuego en lugares públicos. La compraventa de armas de fuego se permite sin la necesidad de obtener un permiso, y no existe un registro de armas de fuego. Tampoco se requiere una licencia para la posesión de armas, lo que crea un entorno propicio para incidentes como el de Lewiston.

El Rol del Rifle AR-15

Uno de los tipos de armas de fuego más utilizados en tiroteos masivos en los Estados Unidos es el rifle AR-15. Este fusil ha estado presente en numerosos incidentes, incluyendo las masacres de Las Vegas, Sandy Hook, Uvalde y Parkland, entre otros. Lamentablemente, los llamados al control de armas chocan todavía con los intereses de los fabricantes de esos medios letales.

Daniel Defense, una compañía con sede en Georgia, publicó anuncios en redes sociales en los que promociona a un soldado con un AR-15 acompañado con el eslogan: «Usa lo que ellos usan». Esta situación plantea preguntas importantes sobre la promoción de armas de alto calibre y su accesibilidad en la sociedad.

La Necesidad de una Acción Inmediata

La tragedia de Lewiston es solo un ejemplo más de los desafíos que enfrentan los Estados Unidos en cuanto a la violencia armada. El presidente Joe Biden ha instado a los legisladores republicanos en el Congreso a cumplir con su deber de proteger al pueblo estadounidense. Entre las medidas propuestas se encuentran la prohibición de las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad, verificaciones de antecedentes universales, almacenamiento seguro de las armas y poner fin a la inmunidad de responsabilidad de los fabricantes de armas.

Estas medidas son un paso en la dirección correcta, pero queda mucho por hacer. Demasiados estadounidenses han tenido un familiar muerto o herido como resultado de la violencia armada. La seguridad y el bienestar de la sociedad deben ser la máxima prioridad.

La Comunidad en Luto

Los más de 110 mil habitantes del condado de Androscoggin, en Maine, siguen encerrados en sus casas; las escuelas y edificios públicos no abrieron, con la excepción del Ayuntamiento y una clínica pública. Las imágenes de los medios locales mostraban una ciudad sitiada. Card seguía en fuga mientras se redactaba este trabajo. La búsqueda, incluso, se extendió a los estados vecinos de New Hampshire y Massachusetts.

En resumen, los tiroteos masivos en los Estados Unidos son una preocupación constante que requiere una respuesta efectiva a nivel nacional. La tragedia de Lewiston es un recordatorio doloroso de la necesidad de abordar este problema de manera seria y urgente. La vida de cada ciudadano es invaluable, y la seguridad de la sociedad debe ser la máxima prioridad. Las medidas propuestas por el presidente Biden son un paso en la dirección correcta, pero es necesario un esfuerzo continuo para prevenir futuras tragedias.

Fuente: Prensa Latina