WappPress

La reciente guerra entre Israel y el grupo palestino Hamás, desatada el 7 de octubre, ha tenido un impacto significativo en la economía israelí. Según un informe del Banco de Israel, la ausencia de trabajadores en sus puestos está generando pérdidas de 600 millones de dólares semanales, representando aproximadamente el 6 % del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Movilización Masiva de Reservistas

La caída en la oferta laboral se atribuye en gran medida a la masiva movilización de reservistas. Cerca de 360.000 reservistas han dejado sus empleos para unirse al conflicto, generando un vacío laboral significativo.

Evacuación y Cierre del Sistema Educativo

La evacuación de residentes de las zonas afectadas y el cierre completo del sistema educativo han exacerbado la situación. El Banco de Israel estima que el cierre educativo solo representa 325 millones de dólares en pérdidas semanales.

Cierre del Sistema Educativo

El cierre del sistema educativo se traduce en una pérdida económica sustancial. Con 325 millones de dólares semanales destinados a esta causa, se destaca como uno de los principales contribuyentes a la crisis económica.

Ausencia en el Trabajo de Residentes Evacuados

La ausencia en el trabajo de los residentes evacuados de las zonas afectadas representa 153 millones de dólares semanales en pérdidas económicas. Este factor, combinado con el cierre educativo, intensifica aún más el declive económico.

Movilización de Reservistas

El costo asociado con la movilización de los 360.000 reservistas se estima en 130 millones de dólares semanales. Este despliegue militar masivo no solo afecta directamente a las fuerzas armadas, sino que también tiene repercusiones significativas en el ámbito laboral.

Impacto Internacional

La guerra no solo ha afectado a Israel, sino que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) informa que en la Franja de Gaza se ha perdido el 61 % del empleo, equivalentes a 182.000 puestos de trabajo, y el 24 % en Cisjordania, con 208.000 puestos de trabajo afectados. Esto resulta en una pérdida total de 390.000 puestos de trabajo, con consecuencias diarias de ingresos laborales de 16 millones de dólares.

Perspectivas Económicas Futuras

Según estimaciones del Ministerio de Finanzas israelí, el conflicto podría generar un costo total de 51.000 millones de dólares, aproximadamente un 10 % del PIB del país. Sin embargo, estos cálculos se basan en suposiciones específicas, como una duración de la guerra entre 8 meses y un año, el retorno pronto de los reservistas al trabajo y la ausencia de nuevas complicaciones geopolíticas.

Conclusión

La guerra entre Israel y Hamás ha dejado un impacto económico devastador, afectando no solo a la fuerza laboral local sino también a la estabilidad económica global. Las pérdidas financieras, la disminución del empleo y la incertidumbre económica son desafíos que el país deberá enfrentar en los próximos meses. La comunidad internacional observa con atención, consciente de las implicaciones económicas y sociales de este conflicto.

Fuente: RT