WappPress

En un mundo donde la economía global se encuentra en constante cambio, las predicciones y análisis desempeñan un papel crucial para anticipar los desafíos que podrían surgir. En ese sentido, los analistas de Fitch Ratings han lanzado un reporte que pronostica un aumento drástico en los precios medios del petróleo, previendo que alcancen los 120 dólares por barril el próximo año, en caso de que la situación en Oriente Medio se deteriore. Este pronóstico ha generado un considerable interés y preocupación a nivel mundial, ya que podría tener un impacto significativo en la economía global y las cadenas de suministro. En este artículo, exploraremos en detalle las implicaciones de esta predicción y cómo podría afectar a diferentes países y sectores económicos.

Las Proyecciones de Fitch Ratings

Antes de adentrarnos en las implicaciones de este pronóstico, es importante comprender las razones detrás de esta drástica revisión por parte de Fitch Ratings. En septiembre de este año, la agencia de calificación crediticia anticipaba un precio promedio del petróleo de 75 dólares para el año 2024 y 70 dólares para el año 2025. Sin embargo, al considerar posibles restricciones en la oferta, han elevado estas cifras a 120 y 100 dólares, respectivamente.

Esta revisión se basa en la idea de que cualquier interrupción significativa en la producción de petróleo, especialmente en la región de Oriente Medio, podría tener un impacto inmediato en los precios. La volatilidad de la región y los conflictos en curso hacen que esta predicción sea una posibilidad real, lo que ha llevado a Fitch Ratings a tomar medidas más conservadoras en sus proyecciones.

Impacto en la Economía Mundial

Uno de los aspectos más preocupantes de este pronóstico es el impacto que tendría en la economía global. Si los precios del petróleo alcanzan los 120 dólares por barril, se prevé un declive en el desarrollo económico y un aumento de la inflación. En el año 2024, se estima que el producto interno bruto (PIB) mundial podría reducirse en un 0.4%, lo que podría tener graves repercusiones en diferentes países.

El 2025 no se ve más alentador, ya que se espera un descenso del 0.1% en el PIB global. Esto señala una tendencia continuada de los efectos causados por el conflicto en Oriente Medio. La falta de un repunte significativo del crecimiento en 2025 implica un impacto más duradero, aunque generalmente moderado, sobre los niveles del PIB en la mayoría de los países. Esto, a su vez, podría afectar las evaluaciones del crecimiento potencial.

Impacto en Países Clave

La predicción de Fitch Ratings también destaca que algunos países experimentarán un impacto más significativo que otros en caso de que se materialice este aumento de los precios del petróleo. Se espera que el PIB de Estados Unidos, el Reino Unido, la zona euro, China y Japón disminuya entre 0.5 y 0.9 puntos porcentuales en 2024. Estos son países con economías altamente desarrolladas y altamente dependientes del petróleo para su funcionamiento.

Sin embargo, el impacto más pronunciado se espera en Sudáfrica y Turquía, con una caída del 0.7% en su PIB. Por otro lado, países como Rusia y Brasil podrían ver un impacto positivo, aunque en menor medida, debido a su papel clave en la producción de petróleo.

Inflación y Sus Consecuencias

El aumento de los precios del petróleo también daría lugar a tasas de inflación superiores a las previstas en los próximos dos años. Entre los países que experimentarían un aumento porcentual mayor en la inflación se encuentran Turquía, la India y Polonia. Sin embargo, los expertos señalan que este impacto sobre la inflación sería efímero y se vería compensado en parte por tasas de inflación más bajas de lo previsto en 2025.

Medidas Tomadas para Abordar la Situación

A principios de este mes, el Ministerio de Energía de Arabia Saudita anunció que el reino prorrogaría el recorte voluntario en la extracción de petróleo en 1 millón de barriles diarios hasta final de año. Esto reduciría el volumen de la producción petrolera de Riad en diciembre a unos 9 millones de barriles diarios. Esta decisión tiene como objetivo estabilizar los precios del petróleo y garantizar un suministro suficiente en un momento de incertidumbre.

Conclusión

En resumen, el pronóstico de Fitch Ratings sobre un posible aumento drástico en los precios del petróleo a 120 dólares por barril el próximo año, en caso de un deterioro en la situación de Oriente Medio, plantea preocupaciones significativas a nivel mundial. El impacto en la economía global, los países clave y la inflación podrían tener ramificaciones profundas en diferentes sectores económicos.

A medida que los analistas continúan monitoreando la situación, es crucial que los gobiernos y las empresas tomen medidas para mitigar los posibles impactos negativos. La estabilidad de la economía global depende en gran medida de cómo se aborden estos desafíos en los próximos años.

Fuente: RT