Radio Victoria

Escuchá Radio Victoria

Play
Pause

Filipinas y China: Un Nuevo Incidente en el Mar de la China Meridional

El Mar de la China Meridional ha sido durante mucho tiempo un escenario de tensiones entre varias naciones, y en particular, Filipinas y China. En esta ocasión, un nuevo incidente ha surgido, intensificando las ya delicadas relaciones entre ambos países. El aumento de las tensiones en esta región es motivo de preocupación tanto a nivel regional como internacional, y es esencial comprender a fondo las implicaciones de estos eventos recientes. El Incidente El último episodio de esta serie de desencuentros se produjo cuando un barco militar filipino ingresó sin autorización en el disputado banco de arena Bajo de Masinloc, también conocido como el atolón de Scarborough. La respuesta de China no se hizo esperar, y rápidamente instaron a Filipinas a detener sus provocaciones, advirtiendo sobre las consecuencias de tales acciones. El coronel Tian Junli, portavoz del Comando del Teatro Sur del Ejército Popular de Liberación chino, señaló: “Instamos a la parte filipina a detener de inmediato sus infracciones y provocaciones y a evitar seriamente una mayor escalada”. Para China, esta incursión representó una violación grave de su soberanía, del derecho internacional y de las normas básicas que rigen las relaciones internacionales. Por otro lado, Eduardo Año, asesor de Seguridad Nacional de Filipinas, defendió la acción del barco filipino, argumentando que esta se llevó a cabo de acuerdo con el derecho internacional y sin incidentes adversos. Afirmó que China estaba exagerando la situación y generando tensiones innecesarias entre ambas naciones. Riesgos y Consecuencias Los expertos en la región advierten sobre el riesgo de un conflicto “relativamente intenso”. La participación de una corbeta filipina, en lugar de un barco guardacostas, en el incidente más reciente ha planteado preocupaciones de que Filipinas esté tratando de recuperar el atolón Scarborough por la fuerza. Chen Xiangmao, investigador asociado del Instituto Nacional de Estudios del Mar de China Meridional en la provincia de Hainan, sugiere que la presión de Filipinas y sus “acciones irracionales” podrían desembocar en un conflicto militar. Además, el aumento de los enfrentamientos podría relacionarse con las garantías de defensa brindadas por Estados Unidos a Filipinas, lo que podría hacer que China sienta que no puede actuar impunemente. Incidentes Anteriores Este no es el primer incidente entre Filipinas y China en la región del Mar de la China Meridional. En octubre, un barco de la Guardia Costera china y uno de sus buques de la Milicia Marítima chocaron con un barco guardacostas filipino y otro barco militar de suministro en dos incidentes separados cerca del banco de arena Ayungin. Ambas naciones se acusaron mutuamente de haber causado las colisiones. Previo a estos eventos, a fines de septiembre, se produjo una disputa debido a una barrera flotante que bloqueaba la entrada al banco de arena Bajo de Masinloc. Esta barrera flotante impidió que los barcos pesqueros filipinos accedieran a las aguas poco profundas del banco, donde la pesca es abundante. La Guardia Costera de Filipinas retiró la barrera, lo que exacerbó aún más las tensiones en la región. La Disputa por el Banco de Arena La soberanía del banco de arena Bajo de Masinloc es el centro de la controversia. Este banco de arena se encuentra a unos 200 kilómetros de Filipinas y a 850 kilómetros de China, y su control es estratégico para Pekín, que reclama la mayor parte del Mar de la China Meridional. Varias naciones de la región, incluyendo Vietnam, Taiwán, Malasia, Indonesia y Brunéi, han presentado reclamaciones territoriales y marítimas en esta área. La lucha por los recursos naturales, las rutas de navegación y la influencia regional hace que el Mar de la China Meridional sea un punto de tensión constante. Conclusiones El último incidente entre Filipinas y China en el Mar de la China Meridional es una prueba más de las complejas dinámicas geopolíticas que caracterizan a la región. El riesgo de un conflicto militar es real y podría tener repercusiones más allá de las fronteras de estos dos países. Es esencial que la comunidad internacional siga de cerca esta situación y trabaje en la búsqueda de soluciones diplomáticas para evitar una escalada de la tensión. La estabilidad en el Mar de la China Meridional es crucial para la paz y la prosperidad en la región. Fuente: RT