WappPress

El canciller de Venezuela, Yván Gil y la secretaria general de la Commonwealth, Patricia Scotland.

En un comunicado oficial emitido por el canciller Yván Gil en la ciudad de X, el Gobierno venezolano rechazó “de manera contundente” las declaraciones realizadas por la secretaria general de la Commonwealth, Patricia Scotland, en relación al referéndum consultivo sobre el territorio Esequibo. Esta región se encuentra en disputa con Guyana, y las declaraciones de Scotland fueron consideradas como un acto de vergonzosa injerencia en los asuntos internos de Venezuela.

Desmintiendo afirmaciones falsas

El comunicado gubernamental acusó a Patricia Scotland de difundir información falsa al afirmar que las elecciones presidenciales venezolanas se llevarían a cabo un mes después de la fecha programada para la consulta popular. Se sostiene que esto fue hecho con la intención de confundir a la comunidad internacional y manipular la opinión pública.

El Gobierno venezolano enfatiza que Venezuela es un país soberano con una democracia sólida y que las consultas populares sobre asuntos de interés nacional son una de las atribuciones de la Asamblea Nacional. Por lo tanto, consideran inaceptable que la Commonwealth cuestione decisiones de carácter soberano.

El Acuerdo de Ginebra como vía para la solución

El comunicado también hace hincapié en el Acuerdo de Ginebra, firmado por Caracas y Londres en 1966, como “la única vía” para abordar la controversia territorial con Guyana y los legítimos derechos históricos de Venezuela sobre la Guayana Esequiba. A pesar de los esfuerzos del presidente venezolano, Nicolás Maduro, para establecer un diálogo diplomático directo, se resalta la negativa de Georgetown a hacerlo.

El Gobierno venezolano ha denunciado públicamente la conducta del Gobierno guyanés, que ha otorgado licencias para la exploración y explotación de una extensa área marítima pendiente de delimitación. Esta acción se considera una violación del derecho internacional público, y se tomarán acciones políticas y diplomáticas para revertir esta situación.

La postura de la Commonwealth

En una declaración previa, Patricia Scotland expresó su profunda preocupación por la decisión de la Asamblea Nacional de Venezuela de llevar a cabo un referéndum sobre el estatus de la región del Esequibo el 21 de septiembre. La Commonwealth considera esta región como parte del territorio soberano del Gobierno de la República Cooperativa de Guyana.

La Commonwealth argumenta que las preguntas que se realizarán en el referéndum socavan la integridad territorial y la soberanía de Guyana, lo que va en contra del derecho internacional. Además, señalan que el lenguaje utilizado en las preguntas contribuye a aumentar la tensión y representa una amenaza para la paz y la estabilidad en la región caribeña.

La polémica pregunta sobre Guayana Esequiba

La Commonwealth se centra especialmente en la quinta pregunta que se someterá a escrutinio popular en Venezuela, que contempla la creación del estado de Guayana Esequiba y el despliegue de un plan de atención integral a los esequibanos. Según la Commonwealth, el derecho internacional prohíbe la confiscación y anexión de territorio de un país por parte de otro.

La organización reafirma su compromiso de defender el Estado de derecho y apoyar el mantenimiento y la preservación de la soberanía y la integridad territorial de Guyana, así como el ejercicio sin obstáculos de su derecho a desarrollar la totalidad de su territorio en beneficio de su gente.

Conclusión

En resumen, el Gobierno venezolano ha rechazado enérgicamente las declaraciones de la Commonwealth y ha enfatizado su posición en cuanto al Acuerdo de Ginebra como la vía para resolver la controversia territorial con Guyana. Por su parte, la Commonwealth mantiene su postura en defensa de la soberanía de Guyana y en contra de la realización del referéndum en el territorio Esequibo.

Esta situación continúa generando tensiones en la región, y la comunidad internacional sigue observando de cerca el desarrollo de los acontecimientos. Las próximas acciones diplomáticas y políticas serán cruciales para encontrar una solución a esta compleja disputa territorial.

Fuente: RT