Radio Victoria

En la reciente cumbre virtual del G20, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, arremetió contra la hipocresía de algunos países que condenan el conflicto en Ucrania, pero parecen pasar por alto eventos clave como el golpe de Estado de 2014 en esa nación y las tragedias en Palestina. En esta exposición, Putin plantea cuestionamientos provocativos sobre la selectividad de la indignación internacional y pone de relieve situaciones críticas que, según él, merecen igual atención.

Ucrania: Más Allá del Conflicto

Putin hace referencia al golpe de Estado en Ucrania en 2014, seguido de la guerra en Donbass, planteando la pregunta ¿no es chocante? Aborda la noción de que la pérdida de vidas humanas no puede limitarse solo al conflicto actual, sino que debe extenderse a considerar las acciones previas que desencadenaron la situación actual.

La Cruel Realidad en Palestina

El líder ruso no escatima al hablar del exterminio de civiles en Palestina, señalando la falta de indignación global ante la afirmación del secretario general de la ONU, António Guterres, de que la Franja de Gaza se ha convertido en “un enorme cementerio infantil”. Putin cuestiona la falta de reacción ante estas palabras y destaca la necesidad de reflexionar sobre cómo detener la tragedia en la región.

Conversaciones de Paz y Acusaciones

En un giro de los acontecimientos, Putin asegura que Rusia nunca se ha negado a mantener conversaciones de paz con Ucrania. Contradiciendo narrativas previas, argumenta que fue Ucrania la que anunció públicamente su retiro del proceso de negociación y prohibió tales conversaciones mediante un decreto presidencial. Esta afirmación desafía la percepción común y recalca la disposición de Rusia para buscar soluciones pacíficas.

Estrés Económico Global

Putin aborda otro aspecto crucial: el estrés colosal en la economía mundial. Atribuye esta situación a las políticas macroeconómicas mal concebidas de algunos Estados. Critica la inyección masiva de billones de dólares y euros en la economía, argumentando que esto ha provocado un repunte de la inflación mundial, afectando los precios de los alimentos y la energía. Aquí, Putin distingue las acciones de Rusia de las de las principales economías mundiales, desvinculando a su país de la crisis económica global.

Reflexiones Finales

En conclusión, el discurso de Putin en el G20 ofrece una perspectiva única sobre los conflictos en Ucrania y Palestina, desafiando la narrativa convencional. Putin no solo señala la tragedia presente, sino que también llama la atención sobre eventos pasados que, según él, han influido en la situación actual. La cuestión de la disposición al diálogo y las acusaciones de Ucrania añaden capas de complejidad al conflicto. Además, Putin no duda en atribuir el estrés económico global a decisiones macroeconómicas equivocadas por parte de otras naciones, desmarcando a Rusia de la responsabilidad.

Fuente: RT