WappPress

El pasado domingo a las 18:00 (hora local), concluyó el balotaje de las elecciones presidenciales de Argentina, marcando un hito en la democracia del país. Los contendientes, Sergio Massa de Unión por la Patria (UxP) y Javier Milei representando a La Libertad Avanza (LLA), protagonizaron un enfrentamiento electoral que mantuvo a más de 35 millones de ciudadanos argentinos en vilo desde las 8:00 de la mañana del 19 de noviembre.

Participación Ciudadana

La Cámara Nacional Electoral (CNE) informó que la participación ciudadana superó el 76 % del padrón electoral, cifra significativamente mayor al 74 % registrado en los comicios generales de octubre. Este aumento refleja el compromiso cívico de la población, destacando la importancia que los argentinos otorgan al ejercicio de su derecho al voto.

Julio Vitobello, Secretario General de la Presidencia, elogió el esfuerzo de quienes trabajaron en los comicios y subrayó la relevancia de la transparencia en el proceso electoral.

Desarrollo de la Jornada Democrática

A pesar de algunos incidentes aislados, como denuncias de robo o rotura de boletas, la jornada democrática se desarrolló con un sistema de fiscalización robusto y total normalidad. Vitobello aseguró que, a pesar de estos episodios, la votación no experimentó alteraciones significativas. Destacó la cantidad de controles cruzados implementados para garantizar la transparencia de los comicios, enfatizando que la voluntad del pueblo argentino nunca ha sido alterada en los cuarenta años de democracia.

Conteo de Votos y Resultados

Con el cierre de los centros de votación, inicia el conteo de sufragios por parte de las autoridades de mesa. La CNE tiene previsto dar a conocer los datos del escrutinio provisorio aproximadamente tres horas después del cierre. Es importante señalar que estos resultados preliminares ofrecen una tendencia, pero la certeza sobre el conteo total solo se obtiene con el escrutinio definitivo, un proceso que puede demorarse hasta 10 días y que tiene validez legal para consagrar al triunfador.

La diferencia que se refleje en los primeros datos oficiales será crucial, ya que, en caso de una distancia menor a los 400.000 votos, se requerirá esperar al conteo final. Este proceso se inicia 48 horas después de la votación y puede prolongarse hasta 10 días.

Incertidumbre Previa a la Segunda Vuelta

Los pronósticos previos a la segunda vuelta apuntaban a una elección sumamente pareja, incluso se habló de un posible empate técnico. Esta incertidumbre generó un clima político y económico tenso en el país. A diferencia de las elecciones generales, en la segunda vuelta, el candidato vencedor no necesita alcanzar un porcentaje mínimo de votos, sino que basta con obtener la mayoría.

Entrega de la Banda Presidencial

El ganador de estas elecciones presidenciales recibirá la banda presidencial de manos del actual presidente, Alberto Fernández, el próximo 10 de diciembre. Esta fecha tiene un significado especial, ya que coincide con el 40 aniversario de la recuperación de la democracia en Argentina, tras el fin de la última dictadura militar (1976-1983). El mandato del presidente electo abarcará el período 2023-2027.

Sergio Massa, quien previamente ganó las elecciones generales con el 36,78 %, se enfrenta a un desafiante Javier Milei, cuyo porcentaje en las primarias de agosto se mantuvo en un competitivo 29,98 %.

Conclusión

En conclusión, el balotaje de las elecciones presidenciales de Argentina ha sido un hito democrático que ha mantenido en vilo a la nación. La participación ciudadana, los controles de transparencia y la incertidumbre previa han sido elementos clave en este proceso electoral. Ahora, la espera se centra en los resultados definitivos que determinarán al próximo presidente de Argentina.

Fuente: RT